“Palomita Blanca” Arreglo Gabriel “Chula” Clausi

4 Jun

Queridos amigos y amigas de Locos por el Fueye!!!

Después de una pequeña ausencia, volvemos al ruedo… dejamos pasar mayo… pero bien, ya no queremos dejar que pase más tiempo sin compartir algo con Uds.

Este domingo me encontraba en mi casa escuchando el disco “Claro de Luna” que grabara el maestro Gabriel “Chula” Clausi, por un momento me tenté de caer en el lugar común de acompañar su arreglo de “Palomita Blanca” con una biografía, pero al fin y al cabo, navegando encontré ésta entrevista que publicaran en el diario Clarín en la época en que se editó el “Café de los Maestros”… Ahi va la entrevista:

Gabriel “Chula” Clausi: Un café con el Maestro

MUSICA : ENTREVISTA CON EL BANDONEONISTA DE 94 AÑOS, UNA DE LAS GLORIAS QUE TOCA HOY EN EL COLON:

Conoció a Gardel, tocó con Julio De Caro, brilló en Chile. En su casa de siempre, habló de todo. Es una de las grandes figuras de “Café de los Maestros”, el proyecto de Santaolalla que se presenta esta noche.

Gardel y los diskettes, la nevada en Buenos Aires y el Racing de Merlo, los gatos y Los Piojos.

Gabriel Chula Clausi cumple la semana próxima 95 años y salta de los años 20 al siglo XXI con una memoria y una agilidad mental prodigiosas. Va al pasado, sin nostalgia, como quien busca sustento; piensa su presente brillante y… hace planes de cara al futuro.

“Estoy terminando mi libro de memorias. Lo que pasa que ahora el tema de los diskettes me complica un poco. Me está ayudando María Susana Azzi. Ya va a salir”.

Clausi tiene esa casa desde hace 73 años. Llena de gatos y partituras, está ubicada en la calle Artigas, en un rincón bastante secreto de Agronomía, frente a una plazoleta de impronta tanguera (Carlos De la Púa) donde en los años 30 y 40 el vecino intelectual del barrio, Julio Cortázar, solía “tirarle miga a los gorriones”. “Antes había un zanjón enorme, ahora se puso lindo el barrio”, dice.

En esa casa, de dos plantas, un poco oscura, dominada por un espejo barroco, el Chula toca el bandoneón todos los días un poco, conversa con su “pibe” (vive con su hijo Ricardo, 48 años) y guarda más de 100 composiciones inéditas. “¿Para qué las voy a editar. Hay ahí unas cositas con letra de Benarós y de Héctor Negro, que más o menos funcionan. Pero es muy difícil”.

Cuando esta noche en el Colón el Chula Clausi ponga el bandoneón sobre sus piernas cerradas para interpretar De puro guapo, de Pedro Laurenz, estará tocando un tango, sí; pero también estará dejando testimonio de una relación de 90 años con el instrumento, de un estilo interpretativo que atravesó todo el siglo pasado.

“El primer recuerdo que tengo del bandoneón es de cuando tenía 3 años. Vivíamos en Mataderos. Mi hermano Pascual, dieciocho años mayor que yo, venía con una caja negra, avanzando por la calle Cosquín. Se acercaba a mí, me acuerdo que había caballos. Recién se había comprando el instrumento. Apoyó la caja, la abrió, lo sacó y tocó Carasucia. No me lo olvido más”.El influjo de Pascual fue clave para el Chula. También el de otro hermano bandoneonista, Luciano. “Yo me formé escuchando a los músicos que venían a casa. Y a mis hermanos. Ellos tocaban muy bien, con mucha expresión, pero de oído. Fue Luciano el que me agarró y me aconsejó que estudiara música con Criscuolo”.

Su memoria es extraordinaria. Da detalles, se preocupa por la descripción minuciosa de cada historia, abunda en nombres y apellidos y hasta en recuerdos casi sensoriales. “Me acuerdo perfectamente cuando tocaba, a los 8 años. Meter la mano entera por la correa… Me acuerdo de una chiva que teníamos en Mataderos, que le pusimos Martín. Me acuerdo de mi viejo herrando caballos, criando aves.

Y de Gardel”.¿Qué se acuerda de Gardel?

Mire: Gardel era un niño grande. Bromista, sencillo, humilde, generoso. Le grababa a todos. A mí hermano Pascual le grabó Echando mala. Si algo no le gustaba de la obra, él mismo la cambiaba. Trabajé con él en Radio Belgrano, en el 33. Estaban Gardel, Magaldi-Noda, Libertad Lamarque y Pedro Maffia. Era una audición de Cafiaspirina.

También conocí a Ignacio Corsini, porque yo tocaba con Carlos Flores en el 28 y él vivía cerca de Flores. Flores vivía en Rawson 94 y Corsini en la calle Otamendi, a dos o tres cuadras. ¿Sabe lo que decía Corsini de Gardel? “Yo tengo mejores guitarras, pero Gardel tiene mejor voz”

De muy jovencito tocó con el emblema de la Guardia Vieja, Juan Maglio Pacho. No paró: actuó con Francisco Pracánico, Roberto Firpo, Julio De Caro. Dirigió un Conservatorio que tenía docentes como Osvaldo Pugliese, formó su propia orquesta que contó, por ejemplo, con un precoz Astor Piazzolla, fue tentado por Radio El Mundo y, en una compleja maniobra en la cual, dice, se combinó la astucia de Juan D’Arienzo y errores propios, “me perdí de dar el gran salto”.

Pasó la década de oro del tango tocando en Chile, desde 1943 a 1954. “Tuve mucho trabajo. Pero mucho. Es cierto, me perdí los años 40. Aunque, créame, para mí el mejor momento del tango fue entre el 20 y el 40. Fue irrepetible: había un Arolas, un Bardi, un Delfino. Esa gente no ha sido superada. Después sí, hubo un gran movimiento, más dinero y muy buenos compositores. Pero para mí lo mejor fue entre los 20 y los 40″.

En la tarde helada ofrece un café. Está impecable: traje a rayas, pañuelo en el bolsillo superior del saco. Hay una escalera que da a los dormitorios. “Me está costando un poco subir… Es que tengo dos by pass”, comenta, sin tono de queja.

Evoca ciertos picados entre músicos en los que él llevaba jugadores de la primera del Racing Club de Avellaneda “y era afano”. Se detiene en viejas glorias: los hermanos Ochoa, el Chueco García… ¿Qué siente con todo lo que está ocurriendo alrededor de usted?Una emoción indescriptible. Ya venía de antes. Mire: tengo un amigo, Gustavo (Kupinski), que toca en el grupo de rock Los Piojos. Me invitaba, me invitaba. Yo no quería. Pensaba: No me voy a meter con la purretada del rock. Al final fui. Fue en la cancha de River. Salí, me puse a frasear en el medio del escenario y todos los pibes gritando “¡Chula, Chula!”. Una locura. Después me escucharon con una atención… Como en misa. Me sentí muy querido, muy respetado.

Y ahora esto de Santaolalla…Está contento…Un regalo de Dios. La verdad, me sentía un poco desahuciado. Yo siempre fui muy dejado. Nunca di un paso de más, nunca di un paso para ser más que los otros. Ahora me siento feliz. Porque lo de Los Piojos, bueno, fue hermoso. Pero esto es tango. Estoy con mis pares.

Muestra una foto que se lo ve con pantalones cortos, a los 12 años, tocando. Busca el bandoneón que tiene inscripto un Gabriel Clausi en letra cursiva y toca Mariposita. Es un instante extraño, mágico. Su imagen se repite en el espejo, el gato se entrevera en las piernas de su dueño como parte de una rutina y todo el tango parece caber en ese músico antiguo, misterioso y esencial.

Hasta ahí la entrevista…

Y ahora sí, el arreglo que éste maestro hiciera de “Palomita Blanca”…

Esperando que la próxima entrega no se demore tanto, un abrazo enorme para cada uno de Uds.

Una respuesta to ““Palomita Blanca” Arreglo Gabriel “Chula” Clausi”

  1. ale julio 23, 2012 a 2:35 pm #

    Hola, muy buena la pagina. Te queria comentar que en el arreglo de palomita blanca de Clausi, falta la pagina dos (2) en su lugar esta repetida la pagina cuatro (4). Me gustaria tenerla. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: